Nuevo etiquetado: gigantes batallan por reglas estrictas y premura

La implementación del nuevo etiquetado de alimentos y bebidas ha tenido varios retos para algunos de los grandes jugadores de la industria, como es el caso de la panificadora Grupo Bimbo y del fabricante estadounidense de confitería Mars, pues consideran que los tiempos de su implementación han sido retadores y las reglas han sido estrictas.

“Nosotros ya tenemos en algunos países latinoamericanos una situación similar a la que se va a presentar aquí con el nuevo etiquetado. A diferencia de lo que sucedió en Chile, Perú y Ecuador, las reglas que se acabaron definiendo son mucho más estrictas y no favorecen tanto la reformulación de los productos. Los efectos de este etiquetado los vamos a estar viendo a principios del año que entra”, dijo Daniel Sertvije, CEO de Grupo Bimbo.

El directivo señaló que sus recetas han sido mejoradas y simplificadas desde hace tiempo, como parte de un proyecto global de la compañía en el que busca reducir saborizantes, conservadores artificiales y otros ingredientes que puedan evitarse.

Por su parte, la estadounidense Mars –dueña de marcas como M&M’s, Milky Way, Skittles y Snickers– comentó que los tiempos de implementación de la NOM-051 fueron retadores.

“Normalmente este tipo de normas se pueden dar en un lapso de años y no necesariamente de meses, en este caso fue de meses y yo me siento orgulloso de las capacidad de nuestros asociados para llevar a cabo este reto y estaremos listos en los tiempos que están establecidos”, dijo Gabriel Fernández, director general de Mars Wrigley Confectionery México. La compañía, dijo, desde hace años trabaja en ofrecer productos y programas que apoyen al beneficio de sus consumidores.

“Nosotros fuimos de los primeros en poner una etiqueta que tenía el producto, número de calorías, etcétera; quizá hoy no sea totalmente clara para el gobierno, pero fuimos los primeros. Y desde 2007 reformulamos nuestro código de mercadotecnia y no hacemos ningún tipo de publicidad para niños menores de 12 años”, dijo Fernández.

Aseguró que la compañía está consciente de que necesita trabajar de forma responsable, pero consideró que México, como todo el mundo, necesita de una política pública integral de salud donde se incentive la actividad física, los hábitos de vida saludable y que se les enseñe a los consumidores la variedad de información que tiene disponible para la correcta toma de decisiones de acuerdo con el estilo de vida de cada persona.

“Somos una empresa privada que cumplirá con las normas del gobierno, pero pensamos que hay que hacer mucho trabajo en ese aspecto. Nosotros, por ejemplo, no hemos parado nuestra agenda de innovación”, puntualizó.

Recientemente, la embotelladora Coca-Cola Femsa informó que interpuso un amparo en contra de esta modificación de la NOM-051

Síguenos en:

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario